E X I S T E N C I A L ( E S )

D E   M A R G A R I T A   B U S T O S   C A S T I L L O

p o r   D a m a r i s   C a l d e r ó n


 

 

 

 

Damaris Calderón, escritora.


 

 


LA PALABRA QUE HABLA A PORFÍA


 

 

 

 

 

 

Margarita Bustos en Existencial(es) divide su libro en dos partes, como en un díptico contemporáneo, donde pueda leerse (buscarse) lo que se dice y lo que no, lo que queda fuera, entre paréntesis, de la vida, de la existencia.

Es por eso que el libro se adentra en la historia "menor", cotidiana, sabiendo que los grandes relatos los ha escrito la hegemonía, el patriarcado; dejando a un lado y entre paréntesis, numerosas voces, disímiles discursos.

El libro se construye entonces como un tramado colectivo dividido en secciones. La primera, encabezada por una cita de Malú Urriola: “Lo mío es lo pequeño, lo que apenas puedo ver, no escribo sobre cosas extraordinarias no tengo el tic de poeta nacional..." fija la primera directriz del poemario.

En esa primera sección, acaso la más lírica, la batalla se entabla con el lenguaje, insuficiente, para escribir: "un poema sin palabras, insoluble, intransferible", que hable a porfía y de cuenta de lo absurdo haciendo aguas por todas partes. La palabra, corrompida de uso y cotidianidad, no puede nombrar lo que el silencio dice, adscribiendo a la máxima pizarniana de que: “la palabra es de plata, pero el silencio es de oro".

El silencio ontológico, existencial, de la lengua, es también personal, colectivo, es nacional, amordaza a todo un país. Es la noche contemplada desde la cicatriz, los cuerpos, lo desaparecido, los desaparecidos, el residuo, lo que no se nombra. Es el silencio de Marta, silente, partida como un país, allí donde se pierde el nombré de las cosas y se busca la palabra extinta para volver a nombrar, a gritar y a reconstruirse, como sujeto cívico, como nación.

La segunda sección encabezada con versos de Hugo Mújica, que dejan " la vida pétalo a pétalo y nunca jamás la rosa", junto a una xilografía de Ximena Saiter, de Chiloé, y un verso de Violeta Parra, marcan el paisaje físico y moral desde el que se escribe: "De este cielo estrellado, buscando la cruz del sur, al centro de la injusticia".

Desde este centro, profanado, se reescribe un Padre Nuestro a la Matria, que es quien abre los brazos inclaudicables, a lo inclusivo, a la diferencia. "El resto es secreto, es silencio". El poema desciende entonces a la noche, entra en lo contingente: las expropiaciones de tierras a pueblos originarios, la venta de recursos a transnacionales, las máscaras cotidianas que cubren, desaparecen los rostros, los genocidas que mueren impunemente "al centro de la injusticia". Injusticia que no se limita a la demarcación de un país, de una geografía: Chile, sino que pareciera abarcar toda la tierra. Se desplaza a Ciudad Juárez, a Colombia, Palestina, Ucrania, Siria, Israel, Alepo, Damasco. Donde el imperio del Tío Sam, asume la cruzada del espíritu (político, económico) y la Paz yace moribunda, extinta, como la palabra.

Del otro lado, el mar. Del otro lado, los chilotes que resisten la invasión del "progreso" y "tejen un nuevo corazón de lana". Porque con el Epílogo con que cierra el libro, ironía y homenaje a Juan Luis Martínez, este libro es un tejido común, que hila en la memoria colectiva. En él resuenan las voces de Malú Urriola, de Elvira Hernández, de Alejandra Pizarnik, de muchas que añadieron una sílaba al poema, que retoma y acrecienta Margarita Bustos, en este conciso, excelente libro, donde lo existencial pugna por romper la mordaza, la mudez y el paréntesis y busca otra vez la palabra, que reconcilie con lo humano.

Isla Negra, octubre 2017.
 


 

 

 
 

 

 


 

Margarita Bustos Castillo, profesora de Castellano y Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.  Egresada del Magíster en Género y Estudios culturales de la universidad de Chile.  Algunos de sus poemas han sido publicados en las revistas La Mancha, Cinosargo, Valpoesía y Lakúma-Pusáki.  Ha publicado también los libros Maldigo el paraíso de tu abandono y Eros en la lengua.

 

"Existencial (es)", Marciano Ediciones, 2017. Poemas. 60 páginas.